Escándalo en New York, Fiscales de la unidad de narcotráfico mintieron para lograr condenas y dar prestigio a sus carreras

Estados Unidos reportó un gran escándalo en el Distrito Sur de Nueva York, los principales medios de comunicación han publicado desde el pasado viernes el inicio de un escándalo que ya provocó que un caso que había sido ganado por los fiscales del Distrito Sur de Nueva York fuera desestimado y los cargos retirados, esto porque se descubrió que los encargados habían escondido deliberadamente información crucial que exculpaba al acusado.

Al parecer, los fiscales de la unidad de narcotráfico en el Distrito Sur de Nueva York, no solo escondían información primordial que desestimaban sus investigaciones, sino que además, tenían mensajes entre ellos sobre qué investigación era más importante y porqué debían seguir trabajando en ellas aunque no tuvieran pruebas incriminatorias suficientes.

Recordemos que, el equipo de fiscales bajo el mando de Emil Bove y Shawn Crowley son los encargados de acusar a varios hondureños por narcotráfico, también se han encargado de señalar a las instituciones del Estado de Honduras de estar confabuladas con el tráfico de drogas a Estados Unidos y han relacionado durante los últimos reportes al presidente, Juan Orlando Hernández, esto basados en las declaraciones de narcotraficantes confesos que se comprometieron a apoyar las acusaciones a cambio de reducción en sus penas.

Ahora bien, dado el actual escándalo de estos fiscales, resulta casi imposible de creer las acusaciones directas que han hecho contra el gobierno de Honduras ¿Cuál es la finalidad de estas acusaciones? ¿Qué beneficios pueden recibir los fiscales si estas acusaciones prosperan aún sin tener las pruebas?

El hecho se volvió tan mediático que, los mismos docentes de la universidad a la que asistieron dichos fiscales, se han manifestado al respecto. Stephen Gillers, profesor de ética en la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York, dijo que la conducta de los fiscales en el caso era «alarmante». «Si puede suceder en lo que muchos abogados consideran la principal fiscalía de la nación, ¿Dónde no puede suceder?»

«El comportamiento aquí es lo que uno podría esperar de un abogado demasiado agresivo que representa a una parte privada. Pero los fiscales tienen el deber de hacer justicia por delante de cualquier deseo de ganar».

Al parecer las actuaciones de los fiscales además de ser investigadas podrían ser sancionadas por la ley, en ese orden, los fiscales pasarían de querer llevar presos a políticos de otros países a pagar ellos mismos quizá con cárcel el actuar indebido cuando se acusa sin pruebas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *