La hipocresía de la oposición



Los dirigentes de la oposición son como esas figuras que cambian según les pegue el viento. Se mueven para aquí, para allá, y un día dicen una cosa y otro día otra.

Cómo dice el pueblo: cuando repican, doblan.

Es como una doble moral: por una lado navegan con bandera de revolucionarios, hablan de la libre autonomía de los pueblos, aseguran que son antiimperialistas, pero son los primeros en salir corriendo a poner quejas en Estados Unidos.

No es nada nuevo. Cuando su propio partido lo sacó del poder por su ambición de perpetuarse en el poder, Mel Zelaya salió corriendo para llorar debajo de las faldas de Hillary Clinton.

Casi llorando, Mel, con su doble moral, le imploraba a Hillary Clinton que le ayudara a volver al poder.

Uno no los entiende. No son de convicciones sólidas, firmes.

Lo mismo ha hecho Salvador Nasralla, que agarra avión como Niño berrinchudo para ir a poner quejas a Estados Unidos y a poner en mal el nombre del país.

¿Qué se puede esperar de Nasralla, quien en el pasado juraba que odiaba a Libre, acusando a sus dirigentes de corruptos, de ladrones, y luego terminò aliándose con la izquierda radical?

Como el pueblo sampedrano no la apoyó en sus pretensiones de ser alcaldesa de esa ciudad, Fátima Mena ahora anda con la onda de la Coalición. ¿Coalición de qué? ¿Quién los representa? ¿Quién los financia?

Fátima Mena, Libre, Salvador y otros, se opusieron rotundamente a la llegada de la MACCIH, a propuesta del presidente Juan Orlando Hernández, se instalará en Honduras.

La oposición acusaba a la MACCIH de incapaz, pero ahora resulta que se quieren llevar a los honores de la llegada de la MACCIH a Honduras y su apoyo al combate para la corrupción.

Quién pidió que la MACCIH llegara a Honduras fue el Presidente Juan Orlando Hernández.

La posición siempre le cerró las puertas a la llegada de la MACCIH.

Pero hoy vuelven a cambiar de opinión según su conveniencia, queriendo confundir.

¿Ya se les olvidó que decían que la MACCIH no servía y que querían a la CICCIH?

¿Cuántas groserías y mentiras no dijeron en contra de la MACCIH y ahora resultan que la aman?

¡Doble moral una vez más de la oposición!

Y allí andan llorando otra vez en Estados Unidos pidiendo que la MACCIH no se vaya.

La MACCIH es uno de los tantos instrumentos implementados desde 2014 por el Presidente Juan Orlando Hernández para combatir la corrupción.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *