La posibilidad de una alianza entre los candidatos de la oposición es el tema del que todos hablan ¿Que tan bueno es para el país?

Hace tan solo unos días, se conoció que Xiomara Castro, la candidata presidencial del partido Libertad y Refundación Libre, hizo un llamado a los candidatos de los demás partidos de oposición para fomentar un diálogo y así crear una ‘gran’ alianza opositora

El tema ha dado mucho de qué hablar, por un lado porque algunos sectores piensan que es la única forma de que la oposición llegue al poder, dada la fuerte tendencia de apoyo hacia el candidato del Partido Nacional conocido como Papi a la Orden

Por otra parte se cree que es casi imposible llevar a cabo dicha alianza ya que los sectores de oposición se han caracterizado por estar siempre divididos, han creado incluso fuerzas independientes a los partidos tradicionales como es el caso de Salvador Nasralla

Pero ¿Que es lo que realmente podría suceder tras una alianza de la oposición?

El panorama no es bueno, resulta que, no solo es difícil que los líderes de cada partido se pongan de acuerdo en una misma idea y estructura de gobierno para llegar al poder, si no que también han existido y existen aún varios conflictos de intereses entre ellos

Trabajar conjuntamente en un plan de gobierno tomaría demasiado tiempo y el país no está ahora mismo para eso; además, los rumores sobre que es Mel quien en realidad quiere el poder a través de su esposa Xiomara son cada vez más grandes. Pese a la posible alianza, quien gobierne deberá estar predispuesto a las órdenes del expresidente y en el peor de los casos deberá devolver  favores; sin duda todo lo que NO debe suceder a la hora de elegir a alguien en un cargo tan importante

Ahora bien, hablemos de las dificultades de cada candidato o líder invitado a la alianza. No es secreto para nadie que Luis Zelaya de momento está en un limbo político, ya ha buscado apoyo y ‘unidad’ de parte de Salvador Nasralla, quien además le negó el apoyo y la alianza. Ahora mismo se encuentra en una constante discusión frente a Yani y el CNE porque según su consideración, le fueron robadas las elecciones primarias 

Yani Roshental por su parte no se ha dedicado a realizar una campaña fuerte que impulse su candidatura, por el contrario le siguió el juego a Luis Zelaya y ambos discuten y se tiran palabras fuertes en todos los medios; esto si contar con el difícil pasado judicial del candidato

Salvador Nasralla, quien vive contradiciendose , ha dicho desde hace unos meses que no necesita de nadie para ganar y aunque por un momento sostuvo que había creado la ‘alianza de la honestidad’ con Luis Zelaya, al poco tiempo como era de esperarse dicha alianza se cayó. 

Después de entender estos aspectos sobre la oposición, es totalmente acertado decir que es mejor que cada candidato se dedique a su propia campaña, que solucionen todos sus problemas internos y vayan por un camino coherente y bajo la democracia para llegar al poder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *