Lo que no sabías de Xiomara Castro, la curiosa tendencia en redes que deja muchas preguntas por responder a sólo 2 meses de elecciones presidenciales

Opinión.

A escasos 2 meses para las elecciones presidenciales en Honduras, los candidatos han presentado sus programas de gobierno y entre propuestas y promesas, hubo una campaña que dió mucho de qué hablar y no precisamente por su popularidad, sino porque acusan a su principal representante de mentirosa y oportunista

¿Qué hay de cierto en todo esto?

Bueno, empecemos por decir que pese a todas las acusaciones, Xiomara Castro, líder del Libre, ha logrado subir los números en intención de voto con su campaña presidencial, lo curioso es que como sube su popularidad suben los comentarios en torno a su aspiración a la presidencia; se dice que ella no es más que un eslabón que usa Mel Zelaya para regresar al poder.

Las bases para esta afirmación son fuertes, empecemos por reconocer la tediosa disputa política que Mel ha sostenido durante años con JOH y la ha disfrazado de oposición; no es un secreto, básicamente cualquier proyecto presentado al país por parte del Partido Nacional de Honduras, es un proyecto recibido con grandes cuestionamientos que dificultan su implementación en el país.

Por otra parte, está el hecho de que muchos exmiembros del partido han tildado a los Zelaya de dictadores, tal es el caso de Maria Luisa Borjas, quien no solo ha dicho que dentro del partido se hace lo que Mel dicta si no que además Xiomara le obedece y posa como la figura ‘fresca’ que Mel ya no tiene. Así logran ganar elecciones al interior del partido y continuar vigentes.

¿De dónde sale lo de oportunista? Bueno, todo está relacionado con el oscuro pasado de Mel y que afecta directamente a la candidata. La esposa del expresidente Zelaya se define como «feminista, antipatriarcal, revolucionaria e incluyente» lo que es tomado para muchos como una burla, pues ¿Cómo podría definirse así, si al final quien está detrás de la mencionada campaña es su esposo? Al final, como dicen muchos, gobernaría un hombre y todo su discurso feminista no sería más que oportunismo para mover las masas y posicionarse dentro de las encuestas.

Es una verdadera pena que lo que podría ser una buena figura femenina que represente a la mujer en los altos mandos, esté ligada a alguien con tantos escándalos y contradicciones como Mel, no es bajo ningún concepto lo que se buscaría en alguien que aspire a la presidencia del país.

¿Hasta cuándo quienes ya gobernaron van a seguir intentando volver al poder? merecemos nuevos líderes, merecemos personas con experiencia que quieran trabajar por Honduras, no por deudas familiares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *