Salvador Nasralla, el candidato ‘ideal’ para unos; la desgracia de Honduras para otros

Las elecciones presidenciales en Honduras se acercan y las diferentes encuestas han dado mucho de que hablar, sobre todo de los principales candidatos que se disputarán el cargo más importante del país

Entre los nombres más sonados está el de Salvador Nasralla, el ingeniero de 68 años que aspira por tercera vez a la presidencia; esta vez con un nuevo partido político fundado por él mismo, el partido Salvador de Honduras

No hay mucho que decir sobre la vida de Nasralla, siendo una figura pública y con sus dos campañas presidenciales; el pueblo lo conoce, sabe quién es y cuáles son ideales políticos.

Pero hablemos un poco de las ‘virtudes’ del candidato ¿Son las correctas para llegar a la presidencia? Para nadie es un secreto el temperamento fuerte de Nasralla y aunque muchos pueden considerarlo ideal si de tomar decisiones se trata, lo cierto es que tiende a ser ofensivo si no está de acuerdo con algo o si alguien no está de acuerdo con él ¿Cómo se manejarían entonces las relaciones diplomáticas en nuestro país?

Por otra parte, Salvador se ha encargado de sembrar desacuerdos y peleas políticas a lo largo de su carrera ¿Dónde va a quedar la democracia en un país gobernado por alguien que quiere ganar a toda costa? Hace tan solo unos días, el mismo Nasralla tildó de ‘vividores’ a Xiomara Castro y Yani Rosenthal, su competencia directa en estas elecciones. Parece haber olvidado que Xiomara y Mel Zelaya fueron quienes le brindaron toda la capacidad política que por poco lo lleva a la presidencia.

En ese entonces, los Zelaya no eran unos ‘vividores’ sino sus amigos más cercanos, sus aliados en la contienda electoral y con quienes compartía ideales políticos por Honduras. ¿En un par de años las alianzas se desvanecen así nada más?

El tema no para allí, el candidato presidencial no solo es conocido por sus campañas electorales y por su presencia en los medios de comunicación, también es muy ‘popular’ por ser altamente polémico. Directo, sin titubeos puede mencionar frente a las cámaras cosas que carecen de sentido, como el hecho de asegurar que las Naciones Unidas son ‘cómplices’ de los partidos tradicionales en el país; incluso aseguró que tramaban algo en contra de él y su partido para que no llegase a la presidencia.

Tal parece que Nasralla le apuesta al sucio juego de “que hablen bien o mal pero que hablen”

Quedan solo 2 meses para las elecciones más importantes del país, la decisión está en sus manos, vote y hágalo a conciencia ¿Son este el tipo de candidatos que merecemos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *