¿Salvador Nasralla incita a la violencia en Honduras?

Salvador Nasralla en el programa Frente a Frente, de Televicentro.

En el programa Frente a Frente, de Televicentro, Salvador Nasralla se confesó: “se necesita un cambio violento” , afirmó el dirigente político de izquierda. Lo que demuestra una clara incitación a la violencia y a la destrucción, como está ocurriendo en varios países de América Latina.

El panorama Latinoamericano de los últimos meses es desalentador. En Ecuador, la alteración del orden público dejó, hasta el 13 de octubre, un saldo de 7 muertos, 1340 personas heridas y 1.152 personas detenidas. 

En Chile, la situación es igualmente caótica. A la fecha han muerto más de 20 personas y se han producido más de 3 mil detenciones, en unas revueltas que iniciaron con la destrucción de uno de los medios de transporte más modernos de América Latina: el metro de Santiago. Vándalos destruyeron parte del sistema y las pérdidas superan los 300 millones de dólares, sin contar los meses que tardarán en arreglarlo. 

En este contexto, vale la pena preguntarnos ¿Es esta la forma de protestar? ¿Es la violencia el camino para exigir cambios? La respuesta debe ser clara y contundente, en Honduras y en todos los países de América Latina, NO. La violencia, la muerte y la destrucción nunca serán las vías para exigir derechos. 

Por eso resulta inconcebible que hoy, después de haber presentado las firmas para crear su nuevo Partido Político “Salvador de Honduras”, en el programa Frente a Frente de Televicentro, Nasralla haya declarado abiertamente que Honduras necesita un cambio violento. ¿Qué es un cambio violento, señor Nasralla? ¿Muertes? ¿Destrucción?  Aquí en Honduras no vamos a permitir que utilicen las mismas herramientas que sus amigos en Venezuela. 

Nasralla ha demostrado en varias ocasiones que es admirador del régimen chavista, del Socialismo del Siglo XXI y ha salido reiterativamente en defensa del dictador Nicolás Maduro, que tiene sumido a su país en la peor crisis económica, social y política de toda la historia. Además, ha declarado abiertamente en varias ocasiones que tiene relación con las MARAS y que estas lo defienden y protegen.  

Como hondureños debemos exigir que se respeten el orden, la constitución y la ley. Debemos rodear a nuestra Fuerza Pública para que impida cualquier tipo de incitación a las revueltas en nuestro país, que solo generarán destrucción, muerte y caos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *