Se revelan conversaciones entre narcos hondureños que ponen en serias dudas sus testimonios en contra del gobierno hondureño

El pasado miércoles en comparecencia de prensa, el presidente Juan Orlando Hernández aseguró que se conocieron grabaciones de la DEA en donde narcotraficantes hondureños manifestaban su malestar por el actual gobierno, al paso que anunciaban estar preocupados por su situación ya que no iba a ser posible ninguna tregua o negociación

Pese a las declaraciones del mandatario, la opinión pública quedó expectante de dichas grabaciones. Hoy se conocen al fin las transcripciones oficiales de las conversaciones grabadas por un agente infiltrado de la DEA, en estos textos, queda evidenciado no solo lo que ya había declarado el presidente Hernández, si no que además pone en serias dudas la veracidad de las declaraciones hechas por los narcos en la fiscalía de NY

De acuerdo a los registros, la primera de estas conversaciones se dió el 7 de noviembre de 2013, cerca de tres semanas antes de elecciones generales, en esa conversación se registran reconocidos narcotraficantes ya confesos. Yankel Rosenthal, Devis Leonel Maradiaga, “El Cachiro”; Héctor Emilio Fernández Rosa, “Don H”, y Carlos Arnoldo Lobo, “El Negro Lobo”.

Estos personajes discuten en medio de la conversación la negativa del Presidente Hernández a ser un ‘aliado’ dentro de sus actividades ilegales,  en este caso Rosenthal reafirma en más de una ocasión que el mandatario es ‘súper arisco, súper arisco’ afirmación que apoya el ‘Negro Lobo’ quien vuelve a decir que Hernández es “bien arisco”.

Incluso, dentro de las mismas conversaciones, se puede evidenciar lo que sería un plan para un atentado contra el presidente Hernández. Al parecer, debido a las negativas del mandatario para pertenecer a este grupo delictivo

Sin duda estas transcripciones oficiales que muestran las conversaciones sostenidas entre los narcos hondureños, ponen en serias dudas los testimonios que ellos mismos han dado para hundir al gobierno actual, la expectativa es grande; dados los últimos acontecimientos, ¿Seguirán en pie con sus declaraciones o desistirán en su intento por alcanzar algún acuerdo u obtener beneficios de la fiscalía en NY?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *